Los mejores métodos para limpiar tus cristales

¡Enhorabuena! Has comprado una pieza de joyería hecha con cuentas de cristal o piedras semipreciosas, una vela de cristal o un cristal curativo. ¿Pero ahora qué? ¿Cómo se obtiene realmente todo el potencial del cristal y de la piedra? Probablemente ya hayas oído que los cristales deben limpiarse y cuidarse regularmente. Cuando digo "limpiar" me refiero a una limpieza energética, no física. Cuando trabajas con tus cristales, éstos absorben todo tipo de energía y cambian su frecuencia vibratoria. Para que sigan siendo lo más eficaces posible, debes ayudarles a que su energía y su frecuencia vibratoria vuelvan a su estado perfecto original.

En esta entrada del blog explicamos por qué y presentamos los mejores métodos para limpiar tus cristales.

¿Por qué es importante limpiar tus cristales?

Cuando llega un cristal a tus manos, puede ser nuevo para ti, pero ha realizado un largo viaje para llegar a su destino final. Ha sido arrancado de una mina, ha pasado por diferentes manipuladores, que luego lo han entregado a un vendedor, para que lo venda a un minorista, ¡antes de ser seleccionado por ti! Algunos de ellos pueden incluso haber sido tocados por varios clientes antes de que tú los compraras. Los cristales absorben sobre todo la energía y eso es un montón de energía acumulada con la que no quieres trabajar. Para empezar un nuevo viaje con tus cristales es importante que te ocupes de la limpieza antes de empezar a llevarlos o usarlos, así como más adelante, después de que tu cristal se sobrecargue con la energía o se embote. La limpieza periódica de los cristales te permitirá sacar el máximo partido a tu trabajo continuado con tu piedra.

Los mejores métodos para limpiar tus cristales:

1. Limpieza de Luna Llena

Mi forma ultra favorita de limpiar energéticamente los cristales es con la energía lunar de la Luna Llena y es segura para TODOS los cristales. Cuando veas que tus cristales empiezan a estar un poco apagados y no tan vibrantes, devuelve la energía sobrecargada a la naturaleza. Asegúrate de que colocas fuera tus cristales que usas regularmente o con los que trabajas al menos una vez al mes. Sácalos cuando ya esté oscuro y vuelve a meterlos por la mañana. Si no te gusta dejar tus joyas fuera, o si llueve, también puedes colocarlas frente a tu ventana. La limpieza a la luz de la luna funcionará bien incluso cuando el cielo esté nublado y no puedas ver la luna.

2. Limpieza de cristales con selenita o cuarzo

Otra opción es utilizar los poderes de la selenita y el cuarzo para limpiar, recargar y purificar la energía de otros cristales, sin disminuir su propia energía. Coloca tus cristales y piedras talladas sobre un trozo de cuarzo Claro o una placa de carga de selenita durante al menos seis horas. Puedes colocarlos sobre estos cristales limpiadores antes de acostarte cada noche. Entonces, cuando te levantes por la mañana, estarán listos para que los lleves/utilices de nuevo.

3. Difusión de humo

Al igual que puedes utilizar el sahumerio para limpiar tu casa (piensa en la salvia, el copal y la hierba dulce), también puedes utilizar el humo para limpiar los cristales. Esto es especialmente útil para las joyas que se corroen bajo el agua. Puedes usar Salvia, Incienso o Palo Santo. Para limpiar tus cristales de las energías almacenadas, sumérgelos en el humo hasta que parezcan volver a la vida. Esta es probablemente la mejor opción para los cristales más grandes y difíciles de recoger. Simplemente usa tu mano para hacer fluir el humo sobre y alrededor del cristal. Usa tu intuición para saber cuánto tiempo necesitan tus cristales para ser emborronados, pero en general entre 20 y 30 segundos es suficiente.

4. Limpieza con agua

Ten cuidado. No todos los cristales pueden soportar el agua, algunos se disolverán. Por favor, haz tus deberes antes de sumergir a tus seres queridos bajo el agua. El agua es una energía maestra y puede utilizarse en cualquier forma de ritual.

  1. Puedes sumergir el cristal en el agua corriente durante unos instantes (lo más ideal es un manantial puro o un río/océano)
  2. Asegúrate de hacerlo con la intención de purificar. Visualiza que el agua lava el cristal llevándose cualquier alteración de su estado natural
  3. Utiliza sal marina y pásala ligeramente por la piedra, utilizando el agua para limpiar la sal

5. Tierra

Una manera fácil de devolver la energía sobrecargada a la Tierra. Enterrar tus piedras limpiará todas las energías persistentes de tu cristal. Sigue tu intuición sobre cuánto tiempo dejar el cristal en la tierra, 3, 7 u 11 días es lo mejor para dar a tu piedra un reinicio total.

You have successfully subscribed!